Juan C. Reyes-Blog

Escape corto de la Medicina…

En estos momentos nuestro estado de derecho se ha visto mas resquebrajado que nunca con los acontecimientos que se vinieron encima desde las acusaciones que Yidis Medina le hizo al Señor Daniel Coronell, quien convenientemente guardó esta información hasta que su informante de primera le autorizara la difusión de la misma.

 

Por un lado tenemos a la Corte Suprema de Justicia en su lucha cuerpo a cuerpo con el presidente de la República, haciendo política desde su centro de poder, siendo un ente en teoría imparcial, y que no debería “tomar partido” ante situaciones que le competen a otra rama del poder; es triste ver a un alto tribunal de estas calidades establecer una batalla campal con el ejecutivo debilitando aun mas la precaria situación que se vive en lo más alto del gobierno desde que el legislativo cayó en la crisis más profunda que haya tenido en la historia con los escándalos de la parapolítica.

 

Por otro lado tenemos a nuestro presidente, legítimo presidente de la República porque el pueblo tiene en este momento el mayor apoyo hacia él y en el caso de una nueva re-elección es muy probable que por voto popular se alcance la meta propuesta, siguiendo la pelea con la Corte Suprema, y tomando decisiones que pueden opacar y manchar de cierta forma el papel que ha jugado en estos años de mandato que lleva y los logros múltiples que ha tenido en varios campos como la seguridad nacional, el crecimiento económico (reactivación y sostenimiento) y los logros militares en contra del mayor flagelo que ha sufrido nuestro país desde hace ya varias décadas.

 

En el extremo, lejos, está nuestro congreso, lo que queda de el por lo menos, intentando sobrevivir y recuperar la credibilidad y el buen camino que perdió hace mucho rato. Todavía queda mucho por esculcar en el Congreso tanto en cuestiones de para-política como de vínculos con las FARC, esperemos para ver qué nos queda de órgano legislativo.

 

Aunque el presidente Uribe tiene razón en enfrentarse a la Corte Suprema de Justicia si cuestionan la legitimidad de la elección, debe tener cuidado con no hacer parecer sus reacciones como pataletas de niño regañado, si no decisiones frías y políticamente limpias. La corte por su lado, debe alejarse de un comportamiento político, no es un ente que puede ejercer opinión política porque su papel debe ser transparente y lo más imparcial posible. No parece muy imparcial en sus decisiones sobre condenas de para-política y FARC-política con pronunciamientos que parecen estar a favor de la guerrilla; no parece imparcial cuando le pide al gobierno que haga revisar los computadores de “Raúl Reyes”  nuevamente por un organismo diferente a Interpol como Scotland Yard, que por cierto es uno de los miembros de Scotland Yard; parece más algo “personal” en contra del presidente Uribe, y sería lo menos terrible porque de no ser esta la razón de sus actos, lo otro sería un apoyo escondido a la guerrilla de las FARC a sabiendas de la tendencia de la Corte Suprema a favor del Polo Democrático y sus vínculos de izquierda.

 

Con la liberación de Ingrid, los estadounidenses y los once miembros de las fuerzas armadas, el presidente y su cúpula ejecutiva y militar se anotan un punto enorme y dejan en claro que la política de seguridad democrática si ha funcionado, eso debe estar seguido de un cambio de actitud de varios de nuestro organismos y personalidades en el país, probablemente pueda, inclusive, servir para que el ejecutivo y el poder judicial se acerquen y dejen de debilitar aun mas la imagen del gobierno en todas sus ramas. A propósito de lo anterior, espero escuchar a la señora Yolanda Pulecio en lo que tenga que decir sobre este rescate exitoso, su posición anti-Uribe siempre me ha generado malestar y espero que no diga alguna tontería como las que ha dicho desde que las FARC secuestraron a su hija.  También quiero ver el siguiente número de la revista Semana y el veneno que van a escupir Daniel Coronell, Jaime Monsalve y Antonio Caballero sobre este tema. Por lo menos Mauricio Vargas ha tenido un punto de vista en el que se nota su objetividad; para todo el país es claro que la Corte Suprema de Justicia está haciendo política en contra del presidente, un acto completamente fuera de tono y de su papel.

 

De corazón, me alegra la liberación de Ingrid, los norteamericanos y nuestro hombres de las fuerzas armadas, quiera Dios que todos los más de setecientos que aun quedan en la selva se llenen de esperanza y de valor para que pronto vuelvan a sus casas, o por liberación unilateral voluntaria por parte de las FARC (poco probable), o bien como acciones de tipo militar como las que han venido llenando de orgullo y esperanza a nuestro país desde que nuestro presidente se tomó las riendas de nuestra nación.

Anuncios

julio 3, 2008 - Posted by | Uncategorized

Aún no hay comentarios.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: